domingo, 4 de diciembre de 2016

Crónicas del patrimonio provincial perdido y descuidado V. El parque Miguel Hidalgo (Los Berros) Xalapa

En Julio de 2013 la tormenta tropical "Barry" implicó una serie de lluvias en varias partes del Estado de Veracruz. Xalapa no fue la excepción y se experimentaron varias tormentas en la ciudad. Una de ellas afectó un espacio histórico xalapeño del cual me gustaría escribir unas notas en este blog. Sobre todo porque desde aquellas lluvias su entorno en lugar de mejorar ha ido degradándose poco a poco. Se trata del parque Miguel Hidalgo, también conocido como "Los Berros" . Después de la tormenta un alud de tierra arrasó con varios elementos del parque que se irán describiendo después. La reacción de la autoridad fue crear un muro de contensión de concreto que dejó mucho que desear. El daño hecho por el deslave aún se deja ver de forma honda pues no se han repuesto los espacios afectados por el deslave de tierra, e incluso se rediseñaron unos nuevos totalmente fuera de la esencia histórica del lugar. Pero antes de continuar me gustaría hacer una breve recopilación de hechos históricos del parque, para luego describir algunos visbles daños que he localizado en diversos días. Hago esta entrada porque han pasado los años y no se ve alguna intervención que le devuelva al parque su escencia original. Todo esto con el fin de tratar de dejar un recuento del daño que esta sufriendo este espacio. Ojalá las autoridades, vecinos y los ciudadanos xalapeños logren sensibilizarse en el problema que se narrará en esta entrada.

El antecedente histórico del jardín que nos ocupa, se puede encontrar a mediados del siglo XIX, mediante "El paseo de los Berros". Este espacio fue una pequeña planicie resultado de la desecación de una laguna con el mismo nombre. El paseo aparece en el libro "Historia antigua y moderna de Jalapa", de Manuel Rivera Cambas, y lo hace por partida doble: en el mapa de la ciudad y en la presente ilustración.

Imagen del V tomo de "Historia Antigua y Moderna de Jalapa y de las Revoluciones del Estado de Veracruz" de Manuel Rivera Cambas del año de 1869. Al fondo puede verse el templo de San José y el cerro de Macultepec

Años después ese lugar de recreo fue acondicionado como paseo con jardines arbolados, quiosco y fuentes, un nuevo espacio de recreo que se llamaría "Paseo Hidalgo", en 1897 la Comisión Geográfico Exploradora delineó un interesante mapa que muestra cómo era ese primer "parque de los Berros".

Plano del Paseo Hidalgo, 1897, Mapoteca Orozco y Berra, colección general, número de identificación 6343-CGE-7261-A-004. Como se puede apreciar el alineamiento de algunos elementos, como el Quiosco y las fuentes, permaneció como hoy en día, no así para las avenidas que no están como en este plano, las cuales serían modificadas cerca del año de 1912.

El parque nuevamente fue rediseñado en el año de 1911, dejándole la forma "base" en la que hoy lo concoemos. En un mapa de 1912, también de la comisión geográfico-exploradora,se puede apreciar esta estructura. A la que se les agregarían elementos a lo largo del siglo XX, como la estatua de Hidalgo (por el bicentenario de su nacimiento), juegos, fuentes y demás elementos que lo dejaron como muchos lo conocemos. Cabe mencionar también la visión a futuro de sus constructores, pues al inicio se sembraron muchos árboles que en su época debieron parecer insignificantes, pero que hoy en día le dan una imágen muy particular pues sonde gran tamaño y ofrecen sombra y alivio a los caminantes de hoy.
Durante buena parte de su existencia, el parque Hidalgo/los berros se ha consolidado como punto de reunión y recreo para muchas personas, y no sólo de Xalapa.

El parque Hidalgo/Los Berros en 1912, como se aprecia ya tiene las avenidas y pasillos que actualmete tiene, asimismo la simbología alcanza los pilares con macetones que resguardan cada una de los pasillos internos del parque. Mapoteca Orozco y Berra, colección general, número identificador 6342 CGE-7261-A.

También el parque sirvió para recordar a los grandes escritores y poetas del Estado de Veracruz. Las avenidas del parque llevan los nombres de dichas personas "Maria Enriqueta Camarillo", "Josefa Murillo", "Salvador Díaz Mirón", "Rafael Delgado" y "Ruben Nonifaz Nuño". Según tengo entendido la calle de Diego Leño alguna vez se destinaría a ser la "calle de los Poetas" y que se colocarían bustos en sus flancos. Pues parece que los literatos tuvieron mejor lugar en el parque aquí reseñado. Aprovechando la referencia citaré algunos fragmentos de un poema de la coatepecana María Enriqueta Camarillo, que es un verdadero homenaje a la región que nos tocó vivir, sobre todo la parte cafetalera. La cita es del libro "Coatepec" de Soledad García Morales, de la colección "Veracruz: imágenes de su Historia", de las páginas 34-35

"¡Oh tierra del liquidámbar
del jinicuil y el naranjo!
[...]
¡Oh tierra de los cocuyos,
de la gardenia y el nardo!
al ver tus grandes platíos
de cafetos y de plátanos
que en hileras apretadas
al viento están ordenando,
me parece ver en ellos,
escuadrones de soldados
que, entre rumores salvajes,
marchan y llevan en alto,
como enseñas de victoria
los pendones desplegados
!Oh, tierra, que con tus flores
sabes curar crueles daños!
[...]
!Oh tierra del liquidámbar, 
yo te bendigo y te amo¡"

Hermosa poesía sin duda, porque no sólo lleva el cariño de la tierra sino que comparte a todos nosotros cosas que nos son comunes, ámbitos que forman nuestro patrimonio natural. En el parque de los berros podemos apreciar liquidámbares, hayas, y como cuentan los padres cocouyos y naranjos...

Lamentablemente como se mencionó al principio de la entrada, el parque fue afectado por las lluvias del año de 2013. En aquella ocasión un fuerte aguacero ablandó la tierra que había en la parte noroeste, y ésta a su vez arrasó la zona donde se encontraban los bustos de Diaz Mirón, Josefa Murillo y Rafael Delgado.

Así lucía la parte noroeste del parque Hidalgo/los Berros luego del deslave de las lluvias de 2013.

El mismo lugar en 2014, no se había restaurado nada, seguía el derrumbe.
 
Esta foto es de este año, ya sólo queda un soporte del busto de Rafael Delgado, pareciera que estamos ante las ruinas de una ciudad antigua, pero sólo es el descuido de un par de años.


Los trabajos del reciente año, por parte del ayuntamiento tengo entendido, construyeron un muro de contensión y establacieron un espacio para hacer ejercicios (mucha gente se ejercita en el parque durante las mañanas). Aunque estas intervenciones eran necesarias, no se hicieron con el rigor que se merecía y descuidaron el ámbito histórico del parque.  

 Perspectiva del muro de contensión construido entre 2014-2015, Se precia una de las bases de los bustos dañados por el deslave de tierra el de Josefa Murillo, escritora del romanticismo del Papalopan. Pero desgraciadamente también se aprecia lo poco que le importó a la autoridad su restauración original.


 El espacio de ejercicios y una parte inacabada del muro de contensión puesto, al que se le agregaron grafitis. Como se puede apreciar el entorno original no fue respetado en esta intervención, el uso que se le da al espacio comienza a cambiar para mal. 


 Fragmento de la construcción "base" de la zona noroeste del parque, aquella que no fue afectada por el deslave. Se puede apreciar las losas de piedra volcánica usadas para su elaboración asó como los macetones que adornaban cada extremo. Cabe mencionar que del lado contraro no se conserva nada de este elemento.

Aquí se puede ver el daño sufrido a esta estrcutura, y otra intervensión: colocar un soporte natural para el deslave, pero tampoco esta intervención respetó con el entorno original. No hay que olvidar que en el pasado se hicieron grandes esfuerzos para labrar la pesada y dura piedra, dejarla lista para la construcción y colocarlas. A esas personas tampoco se les reconoce su labor con el descuido dado al parque.

Como si esto no fuera poco, varios rincones del parque tienen diversos daños no atendidos. Una caminata atenta y pausada por el parque mostrará que varios de sus elementos distan de estar en condiciones de conservación. También es necesario recordar que los espacios públicos del centro de Xalapa actualmente se encuentran rebasados y saturados, sobre todo en los fines de semanas donde las admministraciones han permitido que se conviertan en centros de recreación infantil y juvenil pero sin tomar precauciones al efecto.

 No sólo esa parte del jardín de los Berros se encuentra en mal estado. En la zona sur del parque se puede encontrar esto: Los restos de un antiguo pilar / macetón. Por la pintura se nota que formaba parte de los pilares que enmarcaban las avenidas, y que no hay ninguna disposición para restaurarlo.

En otros lugares se pueden ver estos pequeños bloques, a forma de mojoneras para limitar el paso de vehículos en las avenidas del parque Hidalgo, pero en muchos de ellos se han desprendido o retirado.

Apenas y se distingue "Avenida Maria Enriqueta", el recuerdo a esos escritores se va perdiendo para dar paso a otra época, pero dejando atrás una muy importante.
 
El daño material y el descuido al histórico parque Hidalgo/Berros es notorio actualmente. Diversas zonas que fueron construidas cerca de cien años están sin mantenimiento y otras ya desaparecidas. Las intervenciones de parte de la autoridad municipal no han sido las mejores, no se ha procurado la reconstrucción de la zona noroeste; se ha tolerado la destrucción de elemenos como pilares, losas y no se ve un mentenimiento a los elementos que hoy existen; asimismo se le ha dado un uso al parque distinto al que tenía originalmente, de ser un paseo de caminata y recreación se ha convertido en un centro de vendimia y de mero fondo para fotografías. Hace poco vi que estaban pintando el Quisco, pero esto no basta, ojalá sea el inicio de una intervencións seria, pero es de todos conocido que el panorama económico del Estado de Veracruz y del ayuntamiento están muy complicados. Desgraciadamente no se aprecia voluntad de las autoridades, no se ve un acto que emprenda o que proponga una salida a problemas como el que atraviesa el parque, no hay contacto con los vecinos, con la ciudadanía, simplemente se alude a que "no hay dinero" y los años siguen deteriorando el lugar.
Para acabar me remito a una frase de Guillermo Tovar y Teresa, cronista de la Ciudad de México en su libro "La ciudad de los palacios: crónica de un patrimonio perdido" tomo1 , p. 175:

"¿Qué esperanza de trascender la brevedad de nuestras vidas podremos abrigar en tanto continuemos destruyendo las que nuestos antepasados albergaron?"

¿Qué se puede hacer? levantar demandas al INAH, dejar oficios por escrito al ayuntamiento (sobre todo a la oficina de centro histórico) con nuestra inconformidad, hablar con vecinos, organizarnos con grupos de defensa patrimonial y usar las redes sociales para denunciar los abusos y desusos de nuestro patrimonio.

domingo, 28 de agosto de 2016

"Xalapa pueblo mixto de españoles e in=dios" Una intensa mirada al pasado xalapeño.

El pasado 25 de agosto del año de 2016. Tuve el gusto de impartir, junto con la maestra Ana María Salazar, una conferencia en el centro recreativo xalapeño sobre un mapa poco conocido en Xalapa y de reciente descubrimiento. El documento se llama "Xalapa, pueblo mixto de españoles e indios", y fue elaborado en el año de 1769. El original de este documento se encuentra en la Colección Nettie Lee Benson de la Universidad de Texas en Austin, bajo la sección W. B. Stevenson, cartera 27, expediente 960.


Constrastación del mapa con las georeferencias actuales. Como se puede apreciar el mapa es muy difuso en su parte oriente, pues en un poco espacio abarca un área mucho mayor que del tamaño del pueblo. Esto indica que su autor se enfocó más en Xalapa que en la zona aledaña, no era para menos se buscaba que la partición del curato fuera clara en el mismo pueblo de Xalapa.

Se tiene noticia de este mapa gracias al trabajo de investigación de la Dra. Adriana Naveda, quien se enteró del mismo al seguir los trabajos sobre exclavitud por parte de investigadores estadounidenses (Susan Deans-Smith y Patrick J Carol) que citaron el expediente "División del curato de Xalapa". La Dra. Naveda logró consultar el expediente y transcribirlo en su totalidad. Este trabajo lo podemos disfrutar mediante el libro "División de Curato de Xalapa 1769-1774" de la misma autora junto con Fernanda Núñez Becerra, y editado por la editora del gobierno del Estado de Veracruz en 2008. El mencionado libro comprende un estudio del expediente, la transcripción íntegra del mismo y la reproducción del mapa aquí mencionado. La edición reprodujo una versión minima del mapa de 1769 incluido en el documento histórico. Años después acudí con la Dra. Naveda para saber más el mapa y me regaló una fotografía que tomó del expediente, de ahí pude delucidar varias cosas. Posteriormente en el año de 2014 la maestra Ana María Salazar hizo una estancia de investigación en la universidad texana y pudo conseguir una copia digital del mapa original. Esta versión ha permitido hacer una serie de análisis y observaciones más detalladas.
El mapa mencionado tenía un objetivo: mostrar “el territorio del curato y doctrina de este pueblo de Xalapa”, para después dividirlo en dos. El referido documento era necesario para la conformación de un expediente que justificara y dimensionara la división del curato de la parroquia de Xalapa.
Se hizo después de la feria de flota del año de 1769, durante los días 3 y 27 de octubre de dicho año. Su elaboración corrió por cuenta de un bachiller Antonio Mateo Hortiz de Zárate quien accedió a hacerlo "graciosamente". En una respuesta ante la oferta de José Martín Horrtiz de hacerlo en 40 días y por el costo de 200 pesos, cabe mencionar que Martín Hortiz era agrimensor titulado de Su Majestad (el mismo había hecho un mapa de la provincia de Coatepec, resguardado en el AGN. Pero los hubiera no existen. y el joven bachiller hizo el mapa.
El mapa (y su expediente) es una fuente muy importante para conocer a Xalapa en la época de ferias. Se trataba de un pequeño pueblo que poco a poco comenzaba a dedicarse al comercio y a la recepción de arrieros, trajinantes y varias personas provenientes de la región. No vamos a hablar mucho de este mapa, puesto que las letras no nos alcanzarían, sino vamos a señalar unos ejemplos de elementos que están expresados en dicho documento y que pueden resultar interesantes para la historia de la ciudad.
El mapa localiza principalmente a los lugares de la religiosidad (templos, cruces, iglesias en construcción, convento, hospital); luego a las referencias geográficas que servirán para identificar la partición (lagunas, cerros, ríos, etc); dentro de esas referencias pero conformando un grupo aparte aparecen los cuerpos de agua y los caminos; por último se señalan los sitios públicos y de producción como referencias. El contenido religioso del mapa es necesario para los objetivos que sigue, incluso la palabra "Indios" de su título tiene un guión para resaltar el DIOS.


Una de las más interesantes referencias de este mapa es que muestra los antecedentes de la actual catedral de Xalapa como no se había conocido.
Asimismo el mapa hace constancia de que las iglesias de El Calvario y San José fueron edificaciones del siglo XVIII, de la época de ferias y para otorgar servicios espirituales a los de afuera. En la ilustración podemos ver, a la izquierda la representación de la iglesia de San José, a la derecha una fotografía actual de Paxtepec que gracias a su conservación nos brinda una imagen aproximada de ese primer templo.



Otra referencia por demás interesante de dicho mapa es la hecha a "La cruz de Chiltoyac", que en su momento se utilizó como referencia para la división del curato. Esta cruz estaba al extremo norte del pueblo, y probablemente fue usada para la divisón entre el curato de Xalapa y el de Jilotepec. Además de ser un referente a un traslado de Chiltoyac en la época de congregaciones un poco más de 100 años atrás de la elaboración de este mapa.



El mapa tiene muchas referencias, una importante es a los puentes que hay en todo el pueblo, estos pequeños puentes se usaban para librar los obstáculos que el agua interponía. El pueblo original se construyó entre los principales afluentes (arroyo de Xallitic, chorro de Techacapa y el chorro de Tecajetes) al crecer las calles y casas alcanzaron a estos cuerpos, en primer lugar se hicieron estos puentes, luego se hicieron varias acequias y caños en años posteriores. Estas construcciones nos indican la construcción de un pueblo según sus condiciones.



Otro elemento que llamó fuertemente mi atención en el mapa, son las referencias a bardas de piedra que delimitan los solares del pueblo. Sobre todo porque la región de Xalapa cuenta con varias de estas edificaciones que indican la relación de los habitantes con un suelo rocoso como es el de la zona central del actual Estado de Veracruz. En la imagen del lado derecho superior aparece una barda de piedra en la zona de Arboledas del Sumidero de Xalapa, y en la parte de abajo cerca de la población de Cruz Verde (cerca de la Hoya).


El mapa "Xalapa pueblo mixto de españoles e indios" es una excelente fuente de información sobre la Xalapa de mediadios del siglo XVIII. Se les recomienda mucho adquirir y /o leer (las bibliotecas de la Universidad Veracruzana lo tienen) el libro "División de Curato de Xalapa 1769-1774 de Adriana Naveda y Fernanda Núñez, la lectura de este expediente hace todavía más comprensible el análisis del mapa. Todo sea para seguir descubriendo y reescribiendo la historia de Xalapa. Algo que llama fuertemente la atención es que la Iglesia de San José y la del Calvario están, según la lectura de estas fuentes, en construcción ¿Pues no que eran del siglo XVI y originadas por la ocupación española en los barrios prehispánicos?

domingo, 1 de mayo de 2016

Los Sauces y el Ferrocarril. Una historia casi en el olvido...


Alguna vez la actual zona del mercado "Los Sauces" en el centro de Xalapa tuvo una concentración de gente como pocas en la Historia de la ciudad. Es bien reconocido que durante la época virreinal las ferias de flota hispanas reunieron en la antigua población xalapeña a mucha gente de diversos lugares de Europa, el Caribe y de varios rincones de Nueva España, al mismo tiempo la red de caminos regionales guiaba a varias personas de la antigua provincia de Xalapa a mercadear sus productos en épocas de ferias. También se reconoce que estas ferias trajeron mucho desarrollo material al pequeño pueblo xalapeño que al paso de los años vio incrementado su vecindario y sus casas, hasta incluso obtener una categoría diferente, que no mejor, la de la Villa de la Feria de Xalapa en 1791.
Este proceso no ha dejado de llamar la atención a propios y académicos de la Historia de Xalapa que apuntan en estos eventos una época crucial para la historia de dicha población. Años después otro lugar comenzaría a concentrar mucho más personas y mayores cantidades de mercancías que las antiguas ferias. La zona donde se actualmente se halla el mercado de los Sauces. Actualmente sus espacios aledaños lucen descuidados, el comercio informal, la basura y la congestión vial han mermado su entorno, en otro tiempo símbolo de progreso y de desarrollo. Incluso las condiciones en que existe hoy en día ciertamente dirigen al olvido los eventos ocurridos en esa zona hace cerca de ciento treinta años, un pasado mucho más próximo que el de las ferias pero pareciera condenado al olvido paulatinamente.
Durante la década de 1880-1890 la construcción del ferrocarril interoceánico implicó grandes cambios a las vías de comunicación terrestres. La carga de productos y pasajeros se comenzaría a concentrar en estas vías férreas que los dirigían a otros lugares en tiempos de recorridos inimaginables para su época. En Xalapa la vía férrea del ferrocarril interoceánico, proyecto que buscaba unir a la ciudad de Veracruz con Acapulco mediante una vía moderna y rápida (un viejo sueño virreinal), se tendió en el lado oriente de la población. La construcción de esta vía ocurrió entre los años de 1886-1890. En algunos libros se menciona que la primera estación de este ferrocarril se encontraba en las cercanías del actual parque de los Berros (Adriana Naveda en su libro "Imágenes de Xalapa a inicios del siglo XX" así lo afirma). Sin embargo debió haber durado poco tiempo o su instalación fue temporal mientras se desarrollaba el espacio que iba a concentrar las comunicaciones ferroviarias de esa época: la zona de los Sauces.
La construcción de la terminal de los trenes del Ferrocarril Interoceánico en Xalapa implicó muchos cambios en la conformación urbana xalapeña. Los terrenos llanos cercanos a la iglesia de Santiago y de la Casa de Campo fueron los ideales para el establecimiento de bodegas, vías, cambios de vía, talleres, habitaciones y demás instalaciones necesarias para el funcionamiento del ferrocarril. Incluso la construcción de esta terminal terminó por derruir la iglesia de Santigao original (la que se llama Santiaguito, sobre la actual Úrsulo Galván, se construiría después); se delinearon calles, puentes y otros accesos para la nueva terminal. Se controló más el cauce el río Santiago mediante represas (represa del Carmen) y canales para que nada "estorbara" a la nueva instalación. El edificio de la terminal de pasajeros se encontraba en la actual calle 7 de noviembre, ahora parte oriental de los terrenos de la Clínica 66 del Seguro Social), el primer tren que de esta línea pasó por Xalapa un 30 de junio de 1890.*
Una vez instalado el ferrocarril éste transportaría productos y personas de varios puntos de la república, haciendo paradas en Xalapa. Las comunicaciones mejoraron notoriamente con otras zonas de la región. Antes llevaba un día entero subir de Xalapa a Acajete con el ferrocarril eso no tomaba más de tres horas, que hay que imaginarse qué representaba ese ahorro de tiempo en aquellos años. La vía proveniente del Altiplano a la Costa veracruzana fue aprovechada de muchas maneras. Fábricas textiles como la de San Bruno "sacaban" su producción mediante un ramal que iba de la misma fábrica a una pequeña estación (hoy desaparecida) del interoceánico. Cerca de Chavarrillo se hizo un pequeño ferrocarril para llevar cantera de roca para las obras del puerto de Veracruz también conectándose como lo hizo el anterior ejemplo.
Cerca de la nueva estación se estableció otro ramal local, un tranvía de tracción animal (tren de mulitas) que recorría las principales calles de la antigua Xalapa e iba recogiendo pasajeros, productos (de las fábricas de la Fama, de San José, del mercado Jáuregui, de la plazuela del Carbón, de las tiendas y comercios de la calle Enríquez). Las bodegas de los carros de este tranvía estaban en donde ahora está el mercado los Sauces. De esta manera las calles de la ciudad estaban conectadas el tren que venían del centro y de la costa del país. Cabe mencionar que al ser el tren el medio e transporte más eficiente y moderno de aquella época las personas que lo ocupaban eran de todos los estratos sociales y de las más diversas nacionalidades. Es decir una interesante reunión de personas, dinero y productos que no se daba desde las ferias.
Posteriormente se estableció un servicio de tranvías de Xalapa a Coatepec y Las Puentes, la ruta de este ferrocarril era la que hoy referimos como "carretera a Briones" y comunicaba a la capital del Estado con las poblaciones de Briones, Zoncuantla, La Pitaya, Consolapa y las mencionadas arriba,  la terminal de estos tranvías estaba empatada con la del interoceánico. En el año de 1895 se tiene una referencia sobre el permiso que pide la empresa concesionaria de este tren para poner un puente sobre el río Santiago para la slida y entrada de sus ferrocarriles.**
Para el año de 1898, ocho años después del establecimiento del Interoceánico, la compañía "Jalapa Railroad and Power Co. (JRR&PC)" obtuvo una concesión para operar un ferrocarril de vía angosta desde Xalapa a Teocelo (el proyecto buscaba llegar hasta la zona de Córdoba-Orizaba, pero no llegó más allá del pueblo teocelense). Este ferrocarril se le conoció coloquialmente en la región como "El piojito", y comunicaría a las poblaciones de la Orduña, Coatepec, Zimpizahua, Las Fuentes, Xico, Santa Rosa y Teocelo. Este ferrocarril fue importante para integrar más aún la zona sur de Xalapa con las actividades de la capital de Estado. Significó además un medio de transporte eficaz para los habitantes de los lugares por donde transitaba. Mucha de la memoria de este ferrocarril ha sido rescata en Teocelo sitio donde terminaba/iniciaba la ruta comercial del llamado "Piojito". Los ferrocarriles de este tren llevaban cuatro vagones: tres para mercancías y uno de pasajeros. Los productos que de las comunidades se llevaban en este ferrocarril eran: café, caña de azúcar y sus derivados, frutas tropicales (naranja, limón, guayaba, jinicuiles), y luego éste regresaba a los pueblos con enceres y productos manufacturados, velas, granos, pescado y un sin fin de cosas, incluidos noticias, indicaciones y demás comunicaciones necesarias para las personas. La construcción de este ferrocarril implicó la disposición de varios puentes para atravesar los cauces de los numerosos ríos de la cuenta del río Los Pescados, como el Huehueyapan, El Matlacobalt y Texolo por decir algunos casos. En cuestión de tiempos nuevamente el "Piojito" superó las brechas temporales de la región pues el recorrido antiguo que se hacía a Xico era de un día entero de trayecto, mientras que el tren ya sólo lo hacía en cuatro horas.
Si tenemos en cuenta las poblaciones de la región comunicadas por el Ferrocarril Interoceánico: en una escala mayor México, Huamantla, Perote, Veracruz (más las conexiones de estos con otros ramales); para luego bajar a la escala regional con Las Vigas, La Joya, Acajete, Banderilla, San Bruno, Pacho Viejo, Roma-Pacho Nuevo, Alborada y Chavarrillo; las del tranvía Xalapa-Coatepec como Zoncuantla, Consolapa, Briones y demás; y tomando en cuenta las comunicaciones más locales con poblaciones como Coatepec, Xico, Teocelo; y los ramales de tranvías que estas poblaciones y haciendas tenían como las de Zimpizahua, Mahuixtlan, Tuzamapan, Xalapa y Coatepec. Podemos comenzar a imaginar la gran cantidad de personas que llegaban y partían de la zona hoy referida como "Los Sauces" durante unos sesenta años de 1890 a 1956 (fecha en que se trasladó la terminal ferroviaria, con otros objetivos al noreste de Xalapa) esta zona "hervía" de personas. ¿Cuántas Historias, anécdotas y conocimientos no se han perdido? Durante esos años los Sauces era verdaderamente la conexión de Xalapa y la región con el mundo entero. Otro aspecto que provocó este momento fue el "embellecimiento" de la calle Úrsulo Galván. Varias casas se adaptaron para bodegas, tiendas, hoteles y despachos, el neoclásico decimonónico brilló en esta arteria (que en épocas ferroviarias tenía inverso el sentido al actual). Años después la zona comenzaría a experimentar ocupaciones de nuevas colonias que querían aprovechar la cercanía con el entorno de la estación, de ahí la colonia Salud, única en su diseño para la época, y las colonias de trabajadores ferrocarrileros que se proyectaron hasta la Represa del Carmen y la actual avenida Ruiz Cortínez, que sigue el trazo del antiguo ferrocarril. En dicho paso se pusieron unos lavaderos que hoy en día existen marcas de la actividad económica de la zona de los Sauces. Algo que hoy en día no se recuerda ni con una sencilla placa en los lugares ocupados por estos ferrocarriles, ahora son espacios llenos de casas, edificios y comercio informal. Aún con todo la zona sigue siendo un punto de reunión importante al seguir siendo la "entrada" de los autobuses y transportes que vienen de Coatepec, Xico, Teocelo e Ixhuacán, todas las mañanas se observa a decenas de personas abordar y descender en los autobuses, imagínense el número de personas en épocas del ferrocarril. Lo que también puede explicar el traslado de la estación a la zona noreste de Xalapa en la década de los cincuenta del siglo XX, aunado a la incursión cada vez más decidida de automóviles y a la proliferación de carreteras, políticas que poco a poco fueron mermando al ferrocarril de antaño. Desgraciadamente el entorno del mercado "Los Sauces" está muy deteriorado, comercios, propaganda, vehículos, desordenamiento de banquetas, comercio informal, basura e inseguridad han afectado negativamente a la zona, esperemos que las autoridades correspondientes y nuestras acciones personales puedan revertir esta situación.


El entorno de la Estación del Ferrocarril Interoceánico en Xalapa. A principios del siglo XX. Bien puede verse toda la instalación de bodegas, rieles, talleres y demás espacios para el funcionamiento de la misma. Imagen de postal compartida por Jorge Jiménez Gutiérrez en el grupo de facebook "Xalapa Antiguo"
  .
 La estación del ferrocarril Xalapa-Teocelo "El Piojito" la fotografía está tomada de la actual calle de Centroamérica, el edificio de la estación ya no existe pues se derrumbó para formar la salida de la calle mencionada y los edificios de la comisión federal de electricidad
Imagen de postal compartida por Jorge Jiménez Gutiérrez en el grupo de facebook "Xalapa Antiguo"


El entorno urbano de Xalapa en 1912, donde se muestran las terminares de los tranvías urbanos, del ferrocarril Xalapa-Teocelo y del ferrocarril interoceánico. Como se puede apreciar la zona reuniría a bastantes personas productos y servicios. Hoy ya no queda más que pocos recuerdos de la actividad ferrocarrilera, la locomotora de la avenida Ignacio de la Llave  y el mural al Héroe de Nacozari son referentes en el paisaje pero que se están quedando rebasados por el deterioro urbano de la zona.



  
Toma de satélite actual (Google maps) se puede ver los grandes cambios que ha tenido la zona. De las estaciones originales nada queda. Los trazos de las calles, siguieron los espacios antiguos de la instalación ferrocarrilera sirviendo de margen para las nuevas colonias aledañas
.
 La modernización de las fachadas de la antigua calle de Santiago-Colón (actual Úrsulo Galván) es una implicación de las actividades de la estación ferroviaria. Actualmente estas casas quedan como elementos de ese pasado en nuestros ojos. Fotografía del autor.


Esta entrada está dedicada al centésimo décimo octavo aniversario (118 años) del ferrocarril Xalapa-Teocelo. Inaugurado un primero de Mayo del año de 1898 y que trabajó durante más de cuarenta años en la región. En la inauguración, es bien sabido, se reunieron diversos grupos de personas, políticos, empresarios y demás, haciendo todo un gran evento regional que está registrado en varias fuentes tanto documentales como gráficas. No hay que dejar que esta importante vía de comunicación se quede en el olvido. No puedo menos que mencionar dos grandes esfuerzos para que esto no ocurra, el primero es el realizado por el "Museo Comunitario de Teocelo", fundado en 1998 (a cien años de la inauguración original)
Este recinto, para bien de la memoria colectiva,  recuerda, con exposiciones de fotos, enceres y materiales rescatados, el ferrocarril que antaño conectó a Teocelo y otros sitios con el mundo. Lo hace como ningún otro punto de la región con mucho esfuerzo y paciencia, una mención merece Manuel Jiménez Pale quien dirige el museo actualmente heredero de los esfuerzos de su padre por darle uso a la estación abandonada en un recinto de servicio a la comunidad teocelense. Otro esfuerzo importante lo ha realizado el "Circulo Regional CulturalCoatepecano", un verdadero grupo de gente comprometida con la Historia y la Cultura de la región coatepecana, ellos han realizado una serie de exposiciones, rescate fotográfico, realización de documentales en video y de caminatas por los tramos de vía aún conservados (sin vías férreas desgraciadamente) un saludo y un recuerdo a sus organizadores. En especial mención a la Dra. Soledad García Morales, a Martín Blázquez, Luis Malpica y otros más
En Teocelo ya no hay vías, pero el tren sigue vivo en los recuerdos de sus generaciones. Cosa que no ocurre en Xalapa donde la memoria del ferrocarril y de su impacto no ha tenido la atención necesaria, ni siquiera hay una placa que indique diversas realidades del ferrocarril que vaya que le brindó beneficios a su población durante buena parte del siglo XX.


Edificio de la terminal del ferrocarril Xalapa-Teocelo en la población del mismo nombre, actualmente es el "Museo Comunitario de Teocelo" En Xalapa ¿Cuándo?
(Fotografía de la página de facebook del Museo Comunitario de Teocelo)
 
En el museo comunitario se llevan a cabo muchas actividades para el servicio de la comunidad. No ha que dejar de lado que los edificios antiguos deben tener, para su rescate y conservación, un uso colectivo, no basta con limpiarlo y reconstruirlo. (Fotografía de la página de facebook del Museo Comunitario de Teocelo)

Recorrido a pie por el sendero de la vía del ferrocarril Xalapa-Teocelo, recientemente organizada por el Círculo Cultural Regional Coatepecano. En la foto una charla en las cercanías de la antigua estación de Xico por Martín Blázquez. Fotografía del autor, durante el recorrido.

*Según el informe del jefe cantonal de Xalapa, Antonio Sanchez Esteva, al gobernador del Estado de Veracruz, Xalapa, 12 de mayo de 1891. Consultado en: García Morales, Soledad y Velasco Toro José (coords), 1997, Memorias e informes de jefes políticos y autoridades del régimen porfirista 1883-1911, tomo III, Universidad Veracruzana.
** Según el informe del jefe cantonal de Xalapa, Teodoro G. y Lecuona, al secretario del gobierno del Estado de Veracruz, Xalapa, 28 de mayo de 1895. Consultado en: García Morales, Soledad y Velasco Toro José (coords), 1997, Memorias e informes de jefes políticos y autoridades del régimen porfirista 1883-1911, tomo III, Universidad Veracruzana.